¿A qué sabe el Carnaval?

Se acerca el Carnaval y, además de las fiestas, los bailes, los disfraces y las chirigotas, en España hay una oferta gastronómica muy característica de esta divertida época del año. Cada pueblo tiene un recurso y esto también es una excusa para ir de visita. Para saber a qué sabe el Carnaval, nada mejor que detenerse en algunos de los postres y dulces más representativos de la repostería española, que desde tiempos inmemoriales han alegrado los días de fiesta y de frío.

 

El itinerario comienza en el norte, de donde proceden las filloas dulces. Muy populares en Galicia, Asturias y León, son tantos sus nombres como las pequeñas variantes en su receta. Aunque se suelen tomar solas, también se encuentran rellenas con cremas dulces como membrillo, chocolate y/o castañas cocidas...

De Galicia son originarias las orejas y las flores de Carnaval. Las primeras tienen forma de oreja y aunque hay varias formas de hacerlas, los ingredientes son siempre los mismos: harina de trigo, levadura fresca, huevos, mantequilla, agua, azúcar, anís y sal. Las flores son menos conocidas. Para elaborarlas es imprescindible contar con un molde especial de hierro que se utiliza dentro de la sartén a la hora de freír la masa.

La bica es típica de Orense. Parecida a un bizcocho, es esponjosa y tiene un ligero sabor a canela. Suele consumirse durante el desayuno o durante la hora del café. Por su textura resulta ideal complementarla con quesos grasos, licor café o incluso vino caliente.

Las casadiellas y las teresitas son típicas de Asturias y se suelen servir como postre. En el caso de las primeras, hay dos variedades, las de masa, que se fríen, y las de hojaldre, que se cocinan al horno. Tienen forma de saco, se elaboran con una masa de harina de trigo y se rellenan de nuez. Las teresitas son muy parecidas, pero son cuadradas o tienen forma de empandilla y están rellenas de crema pastelera.

Las tortillas de Carnaval son típicas de Canarias. Se trata de un postre de elaboración y degustación casera, cuyos ingredientes principales son: huevos, harina, azúcar, leche, canela molida, ralladura de limón, matalauva (o anís verde), una copita de anís, sal y aceite.

La Leche frita es un dulce elaborado a base de harina cocida con leche y azúcar hasta que espesa, luego se corta la masa en porciones y se fríen. Suele servirse habitualmente como postre, espolvoreada con azúcar y canela.

Y, por último, las populares torrijas. Como se sabe, se trata de pan duro o del día anterior que se corta en rebanadas gruesas, se empapa en leche, se reboza en huevo y se fríe en aceite bien caliente. Aunque para ser sinceros, aquí el secreto está en la manera de enriquecer el pan y lo más habitual es que sea con leche, azúcar, canela y limón. Después, se suelen cubrir con azúcar y canela, con miel o con almíbar.

A disfrutar que la vida es corta para comer mal.