Shanghai Mama

La mezcla de jengibre, cilantro, ajo, lemon grass y setas es una combinación difícil de resistir. Y en los fogones del Shanghai Mama lo saben muy bien. Por eso, hacen cada plato con tanto cariño y buen gusto.

 

La calidad – precio de este restaurante es lo que suele sorprender a quien lo visita. Pero los dumplings, enamoran. No exageramos. No hay nada más placentero que mojarlos en el aceite rojo picante que encuentra en las mesas del restaurante y disfrutar. Y, como si eso fuese suficiente, aquí encontrará una amplia variedad de dumplings rellenos de carne, trufa, verduras, setas o Foie. Lo sabroso empieza cuando en un mordisco reconoce ese inconfundible sabor del jengibre con gambas que combinan perfectamente con una noche de risas y de amigos.

Como lo bueno se repite, podrá encontrar dos Shanghai Mama en Madrid. Uno en Cuzco (Infanta Mercedes 62, Madrid), una de las mejores zonas de Madrid y el otro, un poco más al norte, en Las Tablas (Camino de Santiago, 1). Ambos con esa esencia china fusionada con modernidad y estilo. Disfrutar de un menú de lunes a viernes le gustará tanto como una cena en fin de semana con amigos.

La carta es variada y atrevida. Los aromas son un placer para el olfato y la boca se hace agua cuando puede elegir unos paquetitos de pato crujiente con salsa de ciruela. ¡Qué deleite! Uno de los conceptos diferentes de este restaurante chino es que la cocina está visible para el cliente. Los clientes pueden disfrutar viendo el fuego de los woks y aprendiendo algunos trucos de los cocineros. Los chefs de Shanghai Mama buscan complacer a los paladares más exquisitos y, por eso, hacen un delicioso solomillo en dados con un aroma de boletus y té que es para disfrutar poco a poco. Despacito!

Para los amantes de la cuchara o para una noche de mucho frío, en Shanghai Mama podrá encontrar una sopa agripicante con marisco que sorprende con sus sabores peculiares. Si está indeciso, el equipo lo ayudará.

Cabe destacar la buena atención del maitre que vela por la comodidad de los clientes y del disfrute, también, de un buen vino que maride con tantos sabores. Todo un lujo y detalle para los wine lovers. Lo auténtico no tiene porque ser caro ni estar lejos. En Shanghai Mama lo comprobará. La pasión por los rellenos de carne, la soja y los woks han hecho que este restaurante empiece a ser el favorito de los amantes a la comida china en Madrid. Su menú del medio día por 12.95 es un regalo.