La cristalería fina de Peugeot

Todo depende del cristal con que se mire. A simple oído, Peugeot se nos puede quedar -que no es poco- en uno de los fabricantes de coches mejor posicionados en la actualidad. No es casual ni gratuito, la firma francesa cuenta con 200 años de historia y ha sabido despuntar siempre con el éxito de su trabajo incontestable, manteniéndose a la vanguardia en el diseño de automóviles.

Pero si algo caracteriza a los mejores es no conformarse. Tal vez por eso, la marca gana posiciones en muchos otros ámbitos de nuestra vida cotidiana. Se atreve con patinetes, bicicletas, ropa, artículos de decoración e incluso juguetes. Lo que pocos saben es que también fabrica una de las cristalerías finas más apreciadas por los amantes y entendidos del sibarita mundo del vino.

 

De la carretera a la cocina, con la misma elegancia

Peugeot Saveurs es la gama que con estilo y saber hacer se cuela en nuestras cocinas. Sus molinillos para sal y especias son una referencia indiscutible para importantes chefs de todo el mundo y una opción bien apreciada por los paladares más exigentes. Combinando diseño, ingenio e innovación, también se proponen ser el aliado perfecto para sacar lo mejor de los vinos y espirituosos que nos acompañen en cada momento. Por eso sus copas se han ganado a pulso un merecido lugar en nuestras ocasiones especiales.

Decantadores, jarras, copas, vasos de todo tipo... no falta un detalle en esta línea que tiene como objetivo facilitar la correcta oxigenación y el inigualable servicio de los vinos y licores más consumidos de nuestra sociedad.  Los espumosos, la cerveza y hasta el agua encuentran también en este atrevimiento de Peugeot su complemento ideal.

Carácter y excelencia son el sello de identidad de esta serie de productos que apuesta en su fórmula por conservar lo mejor de la fabricación artesanal sin renunciar a la modernidad. En definitiva, resumen muy bien el arte de vivir a la francesa. Pensados para revelar la riqueza de las bebidas que atesoran, también tienen el don de convertir lo cotidiano en algo único.

No apartes de mí ese cáliz

La colección de cristalería fina de Peugeot Saveurs nos ofrece auténticas piezas de excepción. Los vinos tintos maduros con aromas complejos, así como los blancos, deben probar las bondades de los decantadores de la gama: el Ibis, el Ibis Magnum, el Vendange o el Osyris. Todos, creados a mano empleando la técnica del soplado, con embudo y collar antigoteo. Su precio ronda los 70 euros, pero si algo garantizan es elevar la experiencia sensorial... y eso merece la pena.

Los tintos más jóvenes, que aún estén desarrollando sus aromas, tienen un complemento espectacular en jarras como el Capitaine o el Capitaine Magnum, también realizadas a través del soplado, o el Asarine, con aireador. Entre las jarras tipo “pato” cabe destacar la Dahlia y Réseda, con collar antigoteo, y la Premium, con asa también en cristal. El coste se eleva hasta los 78 euros, pero seguimos pensando que un buen viaje aromático por el universo de los sentidos no tiene precio.

Para todo tipo de vinos existen dentro de la misma gama varios sets de aireación, entre los que importa mencionar el Aromium, con una boquilla generosamente abierta, el Set Grand Bouquet, con una boquilla término medio, y el Variation, con la boquilla más pequeña de toda la colección. Tampoco sería justo olvidarnos de recomendar el escurridor de jarras y decantadores Révolution, fabricado en acero niquelado, que nos asegura el secadoperfecto de nuestros pequeños tesoros, sin marcas que valgan.

Por último, tampoco pasamos por alto los vasos más singulares de la firma. Le Taster, pensado para atraer el máximo posible de percepciones aromáticas en tiempo récord, es uno de nuestros grandes favoritos. Los más específicos, como Le Grand Cognac, Le Whisky, Le Baby Whisky, el EspiritPinot, el Espirit Merlot, el Espirit Champagne, el EspiritBlanc o el Espirit Casual, de una concepción altamente técnica, son también dignos de conocerse.

Los parámetros de cada bebida han sido rigurosamente estudiados para prometer el máximo placer olfativo y gustativo en función de sus características concretas. Nos sobran razones para cederles a los franceses su bien peleado protagonismo en nuestro menaje de mesa.