Vive otro día... como James Bond

¿Pensando en un regalo?  Los espías siempre tienen lo mejor y viven al límite. Por eso, te damos algunas ideas. Eran ficción y ahora ya se pueden comprar…El agente 007 creado por Ian Fleming es conocido por su estilo incomparable y su letal efectividad. Su modo de vida podría ser, sin duda, el sueño secreto de todo hombre: riesgo, emoción, mujeres, artículos de la más alta tecnología... y mucho porte. Si no tenemos su físico, siempre podemos buscar su estilo...

 

 

A la hora de beber, ya saben: “Martini con vodka, mezclado, no agitado”… Si hay alimentos que acompañar, Dom Perignon es una buena opción. Siempre tenemos a mano una buena dosis de caviar beluga y un Rólex, que en ocasiones se puede cambiar por un  Omega.

¿Complementos? Por supuesto… Y no se olviden de halagüeños y rebuscados piropos a las damas, a ser posible en un exótico escenario. Por muy duros que seamos, podemos seguir siendo impecables. A un  caballero siempre le gusta conducir. Su legendario Aston Martin mutó por obra y gracia del marketing en unos refinados BMW en la etapa fílmica de Pierce Brosnan.

Naturalmente, aquí no les aconsejamos que lleven una Beretta en el bolsillo, pero los amantes a las armas tienen también sus caprichos. Como las pequeñas victorias son las mejores, siempre se puede dar el gusto de desafiar a la corrección política con un buen habano. Aunque quizá pocos saben que 007 no fuma desde Goldeneye. El buen gusto está por encima de la publicidad, y a veces de la publicidad.

El sastre es nuestro mejor amigo. Hay que encargarse una buena camisa a medida en Turnbull & Asser, la tienda londinense que factura las mejores camisas al estilo inglés, y que ahora es propiedad de Ali Al Fayed. Si hay que dejar en el hotel el esmoquin, no pasa nada. Un traje oscuro, una camisa de seda con corbata negra, calcetines a juego y zapatos negros  serán siempre el centro de todas las miradas. El polémico diseñador Tom Ford es ahora la estrella cuando hay de ceñir los trapos al escultural Daniel Craig.

A la hora de salir de viaje, 007 escogerá algo entre sofisticado y espectacular. Un lujoso balneario, el casino cargado de emociones, una noche en la ópera, o quizás unas copas en algún sofisticado bar urbano. Algunas cosas nunca pasan de moda. ¿Verdad Sr. Bond?