Maletas-gadget

n

n

¿Cuáles son los dos must-have de todo viajero? El móvil y la maleta. Aquí tienes varios ejemplos de maletas-gadget por sus curiosas peculiaridades.

n

n

n

Para viajeros precavidos

n

Si temes el trato con el que los servicios de handling de los aeropuertos “miman” el equipaje, hazte con una maleta súper robusta. La marca Peli es especialista en maletas específicas para transportar productos y material muy frágil; despéñalas y sumérgelas, que su interior quedará intacto. Por algo son utilizadas tanto por los fotógrafos aventureros como por los cuerpos de seguridad, incluso en entornos bélicos.

n


n

Para viajeros bon vivant

n

La marca Rimowa es famosa precisamente por la resistencia de sus maletas, realizadas tanto en aluminio como en policarbonato. Sin embargo, no te pierdas su gama Gourmet, especial para albergar y proteger un bien tan preciado como las botellas de vino o de champagne, así como puros, con sus correspondientes accesorios.

n


n

Para viajeros con prisas

n

No podía faltar este clásico. Los largos pasillos de los aeropuertos – y de muchos hoteles – serán más llevaderos con la Samsonite Micro. Es un trolley con un monopatín integrado que sólo necesita desplegarse. El impulso corre por tu cuenta.

n


n

Para viajeros perezosos

n

Si la propuesta anterior te supone demasiado esfuerzo, puedes optar por la Modobag. Gracias a su motor eléctrico, su soporte superior ergonómico y al manillar integrado, sólo tienes que montarte encima y guiarla como si se tratara de un coche. Eso sí, se dispararán decenas de fotos en la terminal.

n


n

Para viajeros despistados

n

Con aspecto de trolley de toda la vida, la Bluesmart se puede emparejar a tu móvil para saber, mediante éste, su ubicación en todo momento así como su peso total. Además, también puedes utilizar el teléfono para abrir y cerrar su cerrojo de manera remota.    

n


n

Para viajeros geek

n

La Cowarobot R1 cuenta con un motor, una serie de sensores y un GPS. Todo ello combinado hace posible que esta maleta siga, de manera autónoma, al móvil con el que esté emparejada. Imagina la situación: tú y, a 2 metros, la R1, como un perrito bien adiestrado. Puede alcanzar una velocidad máxima de 7 km/h y también  dispone de una fuente de alimentación para recargar tus gadgets.

n