En la nieve Ortovox es seguridad

Ha llegado la nieve. La temporada de esquí ha llegado… Posiblemente, sea mejor de lo esperado. Las cumbres de las montañas se cubren de mantos blancos y, al mirarlas desde lejos, no podemos evitar planificar una sesión de esquí. La satisfacción personal, los beneficios y el placer que nos otorga la práctica de este deporte son innumerables. Esa sensación de escaparnos de lo cotidiano, entregarnos a la naturaleza y deslizarnos por sus laderas mientras el aire fresco nos roza la cara. Sin embargo, no debemos olvidar que el esquí también entraña algunos riesgos. Las laderas nevadas son espectaculares a la vista y aparentemente inofensivas, pero la seguridad no es algo que pueda tomarse a la ligera en este caso, si no queremos empañar nuestro idílico domingo en la nieve.

 

Está claro que uno de los fenómenos más peligrosos son los aludes o avalanchas, es decir, desprendimientos de grandes masas de nieve, desde lo alto de las montañas hasta las zonas más bajas. Se suelen dar, sobre todo, en zonas inaccesibles, pero eso no quiere decir que no haya que extremar las precauciones

Los avisos no son gratuitos. Lo mejor obviamente es evitarlos, y para ello es importante consultar con anterioridad la previsión meteorológica y la nivología, que mide el nivel de riesgo de aludes. El refranero español es sabio y, como se suele decir, más vale prevenir que curar. Son 5 los niveles de riesgo de alud, y se puede consultar en la página web de la Agencia Estatal de Meteorología .

Si la mala suerte está de nuestro lado y, mientras esquiamos tranquilamente, empezamos a notar que se acerca una avalancha deberemos actuar rápido. Afortunadamente la tecnología avanza día a día y son cada vez más los aparatos que nos pueden ayudar en este momento crítico y salvarnos la vida. Las mochilas con airbag Ortovox son uno de esos inventos gloriosos que pueden ser decisivos en un momento como éste.

El funcionamiento es sencillo: si el esquiador nota que se avecina un alud, tan sólo tiene que tirar de una anilla que porta en la mochila para que se active el airbag en cuestión de segundos. Se despliegan así dos balones de aire que lo mantendrán a flote y reducirán la posibilidad de que quede enterrado bajo la nieve. Una herramienta cómoda, que no reduce la libertad de movimientos, y que además facilita la localización en caso de avalancha, ya que los balones son bien visibles desde lejos. Calidad y tecnología al servicio de la seguridad.

La marca alemana Ortovox es pionera en la seguridad contra avalanchas. Cuentan en su catálogo con el primer sistema de airbag desmontable que puede acoplarse a cualquiera de sus mochilas especiales; y un protector para la columna vertebral, que puede ser usado también de forma independiente, directamente bajo la ropa. El kit Ascent 28 s es perfecto para los que apuestan por la seguridad.

Pero esta no es la única opción en el mercado para aumentar nuestra seguridad en caso de avalancha. Los dispositivos de localización también pueden ser decisivos si el alud nos ha alcanzado y estamos atrapados bajo la nieve. Los transmisores Zoom+ de Ortovox nos ayudan a ser encontrados fácilmente, y también a buscar a nuestros compañeros bajo la nieve si fuese necesario.

Queda claro, hay que procurar esquiar siempre acompañado, para en caso de peligro tener a alguien que nos socorra. Lo mejor es mantener la distancia, para que en caso de avalancha no quedemos todos atrapados. Si la nieve nos alcanza hay que intentar flotar y deshacerse lo antes posible de los esquís para no quedarnos anclados. Y ya, sabiendo todas las posibilidades a nuestro alcance para que la nieve no nos juegue una mala pasada, sólo nos queda coger nuestros esquís y poner rumbo a la montaña.

Ortovox