Canoa, kayak o remo, lo importante es la aventura

Cuentan que fue un escocés llamado John MacGregor el primero que comenzó a navegar por los ríos de media Europa con su kayak, mezclando aventura, deporte y turismo. Después fundaría el Real Club de Canoa en 1866 popularizando una afición que usaba las mismas canoas que los cazadores árticos tenían para subsistir. Y ahora esa misma afición tiene millones de adeptos.

Entre otras cosas porque permite descubrir entornos naturales sin demasiado esfuerzo y testándonos como aventureros. La prueba está en que puedes practicarlo en aguas bravas, en travesías más tranquilas o mezclando ambos en un término medio, así que hay para todos los gustos. Por suerte, en España hay decenas de sitios que cuentan con las condiciones perfectas para subirte a un kayak y cambiar de aires en entornos de cuento. Y especialmente ahora, en verano, es una buena opción para huir de los calores que comienzan a dejar las ciudades desiertas. ¿Dónde poner rumbo? Por ejemplo, al Duratón, un río que ha excavado a su paso un profundo desfiladero de paredes verticales de hasta 100 metros de altitud. Un lugar tan bonito, como fácil. Sus hoces son conocidas entre los aficionados al kayak porque son un buen entorno donde disfrutar de la naturaleza.

Y el hombre no es el único que piensa que es una especie de paraíso. También las aves rapaces han encontrado allí un lugar especial, por eso alberga una de las mayores poblaciones de buitres leonados. Se puede empezar a navegar en la localidad segoviana de San Miguel de Bernuy y llegar al embalse de Las Vencías, con playas de arena en las que el verano se disfruta mucho más.Otra buena opción es el río Genil, que ofrece todas las posibilidades: tramos más bravos, medios y también más tranquilos. A su paso por Granada, el canal de aguas bravas invita a navegar un tramo de 650 metros que no tiene desperdicio. Lo mejor son las sensaciones al soltar adrenalina y un entorno que se disfruta solo con respirar. Una buena opción para practicar en la zona es la empresa.

Si miramos hacia el norte, las opciones de Galicia son agradables y con unos paisajes dramáticos. La opción del Sil nunca falla y hay tramos perfectos para iniciarse. Aventuras en Galicia. Tlf: 981 561 785 / 639 39 0754, es una buena opción.

Si optamos por un recorrido más largo, tenemos como gran referente el rio Miño. Podemos hacer noche en distintos alojamientos y siempre con la emoción de llegar al Atlántico como premio a nuestro esfuerzo.¿Rural o urbano?No hay límite, porque con el calor siempre se agradece un chapuzón. Si preferís la zona del Levante, uno de los mejores tramos de aguas bravas que encontraréis son las hoces del Cabriel, el mismo que da nombre a todo el Parque Natural por el que discurre el río Cabriel. Tiene algo de dificultad pero es la mejor forma de recorrer las hoces de este río y descubrir auténticos tesoros naturales. Un pequeño edén para los amantes de los deportes acuáticos que merece la pena conocer.