Cuevas de España

Ideal para un fin de semana. Pues en una cueva, la realidad es muy distante y siempre se disfruta. Las cuevas ya no son aquel lugar donde nos llevaban en la última excursión escolar del curso… Las cuevas son un patrimonio en que cada vez tienen más visitantes.

1.- Cueva del Soplao -  Rábago, Cantabria

Técnicamente es un complejo kárstico descubierto en la explotación de la mina de la Florida; pero la sensación es como llegar al corazón de la tierra. Gracias a la quiebra de la explotación minera, se conserva en un estado de conservación excepcional y ha sido posible su re-descubrimiento y disfrute por el gran público. Sin duda, una de las mejores atracciones naturales de Cantabria.

La historia de la Cueva del Soplao es ciertamente singular. En 1885, se funda la Compagnie des Mines et Fonderis de la Province de Santander y comienza la explotación del zinc y plomo a partir de minerales, como la galena, la blenda y la calamina que se escondían bajo la superficie de la Sierra del Escudo de Cabuérniga. De ella se extrajeron 75.000 toneladas de materiales. Una explotación industrial cargada de emociones estéticas.

Lo que la Compagnie desconocía, es que en ese mismo enclave, se desarrollaba un complejo kárstico impresionante. Con 20 km de galerías inventariadas – pueden ser más – hoy es un verdadero paraíso de espeleotemas:, estalactitas, estalagmitas, coladas, columnas, perlas de las cavernas, formaciones excéntricas, dientes de perro...

En algún momento de la explotación, se descubrió la “gran catedral del Soplao”. Cuando el tajo invadió la caverna, se produjo una corriente de aire al conectarse ambas cavidades, lo que llaman los mineros, “el Soplao”. Pero no fue hasta mucho tiempo después, cuando la mina dejó de ser rentable, cuando el Espeleo Club Cántabro la descubre de nuevo y da a conocer la importancia singular de este recurso geológico. Un auténtico tesoro de la naturaleza que estaba escondida bajo la superficie.

La visita puede realizarse en dos modalidades. La visita general, apta para todos los públicos, nos lleva en una hora por una galería acondicionada donde veremos la Galería de los Fantasmas, el mirador de Lacuerre y la Ópera, espectacular esta última por la profusión de excéntricas potenciadas por el juego de luces instalado. También tenemos la visita deportiva, es algo más larga y nos va a llevar hasta el Campamento, el Órgano y el Bosque, en un recorrido de dos horas y media.

2.- Cueva de Nerja  - Málaga

Quienes estaban pegando el estirón en los años 80 conocen de sobra a la pandilla de la serie Verano Azul, que hizo aún más popular a la malagueña localidad de Nerja donde se rodó. En esa localidad encontramos la alucinante Cueva de Nerja que se inauguró en 1960. Aquel verano, la Orquesta Sinfónica de Málaga acompañó al ballet “Le Tour de Paris” en la sala del ballet de la cueva recién descubierta por unos niños que la encontraron por casualidad. Desde entonces, cada verano se celebra en su interior un festival de música y danza que ha recibido a artistas de medio mundo.

Con una superficie de 35.484 m², esta cueva es un espectacular tesoro natural que guarda cientos de secretos en su interior. El hotel rural Almazara, en la cercana localidad de Frigiliana, es un buen punto de partida para explorar la zona. De estilo rural andaluz, tiene además piscina climatizada para darse un buen chapuzón después de un largo día de paseos y excursiones.

3.- Río subterráneo de San José - Castellón

El espeleokayak está de moda. Navegar por el que dicen que es el río subterráneo más largo de Europa es toda una experiencia. Las formaciones geológicas que se pueden observar a lo largo del paseo en barca ya llamaron la atención de los primeros espeleólogos que decidieron adentrarse en esta cueva a principios del siglo XX. Poco a poco se fueron realizando nuevas expediciones geológicas que descubrieron más cavidades, y hoy es posible contemplar un paisaje espectacular que la naturaleza ha mantenido oculto durante decenas de siglos.

Esta gruta se encuentra en la Vall d’Uixó, en pleno Parque Natural de la Sierra de Espadán, donde esperan al visitante otras actividades al aire libre con las que completar la excursión. En la cercana localidad de Artana se encuentran Ca Ximet y Ca Ximo, dos acogedoras casas rurales desde las que explorar el entorno.

4.- Gruta de las Maravillas - Huelva

Hace más de un siglo que la espectacular Gruta de las Maravillas abrió sus puertas al público, y desde entonces su original paisaje ha cautivado a toda clase de viajeros. Descubierto a mediados del siglo XIX, este monumento natural tiene una extensión de algo más de dos kilómetros que ha servido de escenario a rodajes como Viaje al Centro de la Tierra, Titanes o Yerma. Sus espectaculares lagos, las formaciones que parecen cinceladas a mano y la variedad cromática de las paredes de la gruta son solo algunos de los atractivos de este original espacio natural.

La Gruta de las Maravillas se encuentra en pleno casco histórico de Aracena, una localidad que disfruta de una estupenda gastronomía y también un buen punto de partida para explorar toda la Sierra, que ofrece decenas de propuestas de actividades al aire libre. Allí se encuentra la finca ecológica El Castañar de Aracena, un maravilloso espacio rodeado de un bosque de castaños y alcornoques centenarios desde el que gozar de las virtudes de la naturalez.

5.- Cueva de Can Marçà - Ibiza

Ibiza está plagada de rincones con encanto, pero algunos de ellos siguen teniendo algo de secretos. Es el caso de la cueva de de Can Marçà, frente a las islas de de Murada y Ferradura, y parece llevar la contraria a las leyes de la naturaleza de diversas formas. Para empezar se encuentra a entre 10 y 40 metros sobre el nivel del mar en el interior de un acantilado y en su interior nacen cascadas y cursos de agua que forman una postal espectacular que resulta aún más original gracias al sorprendente efecto natural de la luminiscencia de algunas rocas. Un espectáculo de la naturaleza que tiene una antigüedad de más de 100.000 años.

 Allí se encuentra un oasis de paz y tranquilidad en la preciosa Can Planells, rodeada de adelfas, palmeras, manzanilla, buganvillas y un huerto de cítricos, con unas excelentes vistas de los valles de San Miguel.