El  carnívoro no tiene estación

En verano, la carne tiene sus momentos…  La delicadeza de un steak  tartar  tiene sus defensores que suelen ser igual de  numerosos de sus detractores. Nosotros estamos con los primeros… Por eso buscamos nuevas direcciones para disfrutar de las mejores carnes. 

 

Colósimo

Ricardo Romero es un amante del steak tartar y tiene uno en carta -“clásico, pero muy rico”, como él dice- que no deja de conquistar paladares. Y ahora, en verano y en temporada, entre las sugerencias del día no suele faltar el de atún…

                                     Tartar de Atún, Colósimo Restaurant

Tartar de atún rojo con suave aliño de toques cítricos

Steak tartar, clásico, pero muy rico

 Ortega y Gasset, 67.

Madrid. Tel. 91 453 14 25.           Steak tartar, Colósimo

 El Jardín de Alma

Producto, calidad y tradición son los tres pilares que definen la forma de trabajar del chef Borja Segura y el alma mater de este recién inaugurado vergel, Jesús González, bases que sin duda alguna están presentes en su carta y el resultado son platos como:   

 Tartar de atún rojo sobre fresas y emulsión de cítricos

Steak tartar Alma y torta de pan de aceite

 Arturo Soria, 207.

Madrid. Tel. 91 066 91 92.

 reservas@eljardindealma.com

 El jardín del alma

 Álbora

 http://www.restaurantealbora.com 

Reapertura el próximo septiembre de 2020

 (Jorge Juan 33, 917 81 61 97):

 Albora Restaurante

El equilibrio, la calidad y la sencillez bien entendida son tres características fundamentales del steak tartar. En el Álbora las han comprendido extraordinariamente bien, con una carne fina bañada sutilmente en mostaza con una densidad tan perfecta que de un plumazo nos explicamos la fama de David García, encargado de esos fogones que para el presente plato bien se ha encargado de evitar. Por lo demás, buena comida española en un lugar privilegiado, elegante, de buen gusto pero trato nada estirado, donde se hace imprescindible reservar y en el que no hay nada, desde sus tapas a su excelente carta de vinos, que no supere el impecable.

Hotel Ritz

(Calle Antonio Maura, 1)

 Si decimos Hotel Ritz nos vienen a la cabeza una serie de adjetivos, todos ellos en las proximidades de la palabra “lujo”. Y ninguno es casual, naturalmente tampoco en su excelente restaurante.  El filete tártaro de este indiscutible puntal madrileño viene con patatas fritas de apariencia normal (y sabor fuera de serie) y es tan fino, especiado y suave que  demuestra que en las cocinas del hotel saben dónde encontrar la mejor carne. Nunca lo tradicional –a esas paredes ricamente decoradas nos referimos- se ha aliado tan bien con la frescura de una carne tan bien cortada. Fenomenal.