Con mi saco de dormir

Escoger un saco de dormir no es una labor fácil. Por exceso o por defecto, por frio o por calor si la elección es errónea. Nuestro saco de dormir es la prenda de la que depende nuestro descanso. Todo el mundo duerme en un saco de dormir… porque es cómodo, moderno y tiene un punto de aventura que nos gusta. Si Obama durmió en Alaska bajo las estrellas…. Putin se juega la vida en el corazón de Siberia, cualquiera debe saber disfrutar de dormir sobre el suelo de un bosque, un glaciar o un desierto. La compañía siempre es importante a la hora de dormir. La elección nos lleva a la pregunta obligada. ¿Cómo debería elegir el saco de dormir adecuado?

Por supuesto, que la elección antes de la compra es un paso fundamental. Para elegir el saco, hay que tener en cuenta 4 preguntas:

¿Qué cálido debería ser el saco?

Eso depende del lugar, la gama de temperatura y las estaciones. Hay sacos ultra ligeros para el verano, hasta más gruesos para expediciones de alpinismo o a regiones extremas. Los modelos de una cierta calidad aportan una etiqueta donde advierten de la temperatura óptima de uso. Se puede usar tanto un saco sintético como de pluma, dependiendo del frio que va a hacer.

¿Cómo responde el cuerpo al frio?

Cado uno tiene una sensación distinta ante el calor y el frio. Una persona delgada produce menos calor, así que hace falta un saco con más aislamiento. Otros factores que influyen es la edad, el estado físico y la experiencia de dormir a la intemperie o en una tienda. En general, las mujeres tienen menos masa muscular y por consiguiente producen menos calor corporal.

¿Cómo duermo?

El corte del saco es importante, demasiado espacio vacío en el saco puede producir bolsas de aire frio. En general, los sacos tipo “momia” son idóneos para evitar eso. Sin embargo, una persona necesita libertad de movimiento cuando duerme. El corte ergonómico 3D de los sacos de algunas marcas, como Deuter, proporciona esa libertad en la parte superior con un aislamiento excepcional en la parte más estrecha de las piernas.

¿Cómo usar el saco correctamente?

Con el saco adecuado, solo hemos solucionado gran parte del problema. Hay que tener en cuenta varios factores claves. Un suelo frio y la circulación de aire quita calor corporal. Por eso es recomendable dormir encima de una esterilla que funciona como aislante. También hay que buscar un sitio con protección del viento. Ante cualquier actividad, debemos comer y beber adecuadamente, para reponer la energía perdida durante las actividades físicas. Es connivente no beber alcohol en temperaturas frías y llevar una gorra, calcetines y una capa térmica para mejorar el aislamiento. Y siempre hay que intentar mantener el saco y equipo seco. La razón es simple, los sacos pierden eficacia cuando se mojan.