Patinetes... o más

Madrid es ahora de los patinetes eléctricos. De entre todas las nuevas opciones de movilidad que han proliferado en los últimos meses, una de las más accesibles y prácticas son estos vehículos de reducido tamaño pero capaces de alcanzar con total seguridad velocidades superiores a los 30 kilómetros por hora, más que suficientes por tanto para realizar trayectos urbanos en el interior de las grandes ciudades. Homologados ya para ciudades como Madrid y Barcelona, se trata de una opción perfecta tanto para nuestro día a día como si lo que queremos es un nuevo juguete para nuestro ocio personal...

 

Sin duda, la opción del Declathlon Revolt R es de las más populares. No solo porque viene de un vendedor fiable con página web y numerosísimas tiendas que hacen fácil su adquisición (su precio es de 549 euros), sino también porque en él ha primado la seguridad: doble suspensión y frenada mecánica, además de tres modos de conducción para adaptarse a las circunstancias, sean cuales sean. Este patinete se pliega y solo pesa un poco más de diez kilos, por lo que podemos moverlo con mucha facilidad nosotros mismos.

El Xiaomi MiM365 es otra opción popular, porque popular es su precio: por 399 euros la marca oriental nos ofrece uno de los patinetes más equilibrados del mercado. Alcanza 25 kilómetros por hora, soporta 100 kilos de peso y dispone de un freno motor que ayuda a prolongar la carga de la batería. Xiaomi es una firma experta en teléfonos móviles, y aquí lo demuestra con una aplicación gratuita que permite conectar el móvil al patinete por bluetooth con la que estaremos actualizados del estado del vehículo.

El Ecogyro GScooter S6 es una elección de gama más baja, pero el precio baja en consecuencia: por menos de 200 euros ya tendremos nuestro patinete en casa (o en la calle). Pese a ello, lo que nos ofrece sigue estando muy bien: la velocidad es más limitada, de 20 kilómetros por hora, pero resulta más que suficiente para cubrir distancias urbanas. Y lo mismo puede decirse de la autonomía de su batería, que alcanza los 15 kilómetros. A cambio solo tarda cuatro horas en cargarse y resulta extremadamente ligero, unos 9 kilos de peso.

El Peugeot eKick es menos económico (1.190 euros) pero con él nos llevamos el producto de las investigaciones de una marca de probada experiencia y renombre. Su funcionamiento, eso sí, es diferente al de los anteriores patinetes, ya que se impulsa potenciando el movimiento de nuestro propio pie, de modo que todavía necesita de nuestro impulso. Sus prestaciones dentro de los patinetes de su clase son muy buenas, y es de los más compactos para almacenar y ligeros de transportar (8 kilos y medio) de todo el mercado. La batería se recupera gracias al freno motor, tiene tres velocidades y tiene un diseño más elaborado.