UN DIA PARA UN SIMBOLO

Para muchos del 29 de julio es el día de Santa Marta.  La santa era una señora de armas  tomar y  no dudo a enfrentarse a dagrones  para demostrar su valor. Sin embargo, desde hace años, el 29 de julio es también el día de la lasagna, bendito plato que une a la familia en Italia como si fuera  una paella en España. 

La lasagna es un plato típico de la cocina italiana y cada región la prepara de maneras diferentes. El origen se remonta a la antigua Roma. En el viejo recetario de Apicio, la lasagna era un pastel hecho con laminas de pasta de trigo, intercalado con carne y cocinado a la brasa.


En la Edad Media la lasagna tenía muchísima fama en Italia y su nombre aparecía en poesías y escritos de aquella época.
La epopeya de la lasagna fue a más en el Renacimiento y la rica receta clásica que ha llegado a nuestros días desde el siglo XVII, refleja la opulencia de esa era.

Cuando alguien degusta una lasagna se acerca por lo tanto, a la historia de la gastronomía italiana y la receta actual representa la evolución de un conocimiento antiguo que ha permanecido vivo hasta nuestros días.
Lo que más nos ilusiona es haceros partícipes de esta historia de amor y sabor, preparando el plato de una manera totalmente tradicional, con ingredientes de primera calidad.

Patricia se pone el mantel

El restaurante la Lasagna di Patrizia es un concepto creado por una familia italiana, residente en Madrid desde hace más de 20 años. El restaurante abrió sus puertas en 2017 con un objetivo claro: ofrecer a sus clientes la mejor calidad y transportarles directamente a Italia, con el sabor de la mejor lasaña artesanal.

El chef es Patrizia, y el resto de los integrantes del equipo son su marido Roberto y sus dos hijos. Todos los ingredientes de esta receta tradicional se crean en el laboratorio de lasañas, visible a los ojos de los clientes. Desde la pasta, hecha a mano con los productos más caseros, hasta el contenido de las diferentes lasañas que se prepararan a diario.

La carta es especializada: tres lasañas fijas (clásica, verdura y gorgonzola) y la del mes, que cambia todos los meses en función también de los productos de temporada. La salsa boloñesa está rigurosamente hecha con productos frescos, la de verdura lleva la pasta verde, ya que está amasada con espinacas y el resto de ingredientes son berenjenas, champiñones y un toque de trufa. La  gorgonzola, a parte del famoso queso italiano, está hecha con speck,  (jamón ahumado), calabaza, nueces y espinacas frescas.

Además del famoso plato como referencia,  La Lasagna  di Patrizia  también incluye entrantes típicos de la tierra trasalpina: la burrata auténtica, las tablas de queso y de embutidos, el carpaccio, la caprese. 

Muchos son los clientes que desean llevarse la lasaña a casa, así que el servicio take away ha entrado con fuerza en la dinámica del local. El restaurante acaba de obtener el certificado de excelencia otorgado por TripAdvisor.

Calle Atenas, 2. Pozuelo de Alarcón

Tlf.  918339432

WEB: www.lasagnadipatrizia.com

   

Y además…

El Bacaro de Fabio Gasparini

Fabio Gasparini se ha traído un trozo de su Italia natal a Chamberí, y con esta tasca típica nos deleita con recetas caseras típicas, artesanas y genuinas. Por eso mismo, es una deliciosa obligación probar la lasagna de trufa, que bien dicho, es todo un homenaje a las tabernas venecianas.

 Hartzenbusch, 9. Tel. 91 445 46 68. www.elbacaroristobar.es

  

  

 La Giuseppina

Mucho y bueno sale de la cocina de esta casa de comidas italiana, que para muchos es el mejor restaurante italiano de Madrid. A su excelente selección de vinos debemos unir una Lasagna que presume de quedarse un poco “socarrat” Cerdeña y el Levante español están muy cerca … y eso se nota en la cocina del gran Ignazio.

Las Reservas ahora también en terraza.

La Giuseppina. https://dagiuseppina.com/

                 

 Casa Paulino

Casi a un paso de la calle más gastronómica de Chamberí, Ponzano, tenemos uno de esos bares de toda la vida en los que encontrarás a sus clásicos feligreses y a algunos jóvenes modernos.  Dentro de su cocina (más bien castellana), encontrarás su lasaña de morcilla negra. Una delicia que bien merece una buena sobremesa.

C/ Alonso Cano 34. Madrid.