Embarcando desde la Recepción

EL FOGAR DO MARIÑEIRO

Lo sencillo atrapa y este hotel puede presumir de esa sencillez que anima a repetir cuando se visita Ribadeo.  Su ubicación anima a levantarse temprano, para ver como el sol salta desde el lado asturiano del rio para despertar al lado gallego.

Las instalaciones cuentan con 18 habitaciones dobles en cuatro plantas desde las que es posible disfrutar de unas bellas vistas de la ría y del puerto de Porcillán, al igual que desde la terraza de su cafetería, uno de los mejores sitios para disfrutar, de observar o de no hacer nada.  Algo tan simple, que ahora valoramos mucho más.

                                               

Roberto entiende muy bien el negocio. Da gusto ver como   saluda a esos clientes que repiten año tras año, o a los que bajan hasta el puerto y toman un vinito mientras prueban su delicioso besugo o ese pulpo gallego que piden los que valoran el pulpo de las costas gallegas. 

Una joya del establecimiento es el Restaurante Marinero y solo lleva abierto unas semanas.  Sus mesas de interior o su maravillosa terraza a nivel del muelle es un ejemplo de como el mar y la tierra   se necesitan.  Los vinos del Navias saben mejor cuando se toman con los percebes de Rinlo.

                           

Quienes quieran acercarse al Marinero deberán reservar previamente su mesa en los teléfonos 982.128.504 y 661.21.74.60 En la misma se pueden encontrar diversos arroces, parrilladas de pescados y de mariscos, pulpo de la costa cantábrica, calamares, chipirones, zamburiñas, percebes y otras muchas variedades de pescados y mariscos, además de diversas carnes. 

                                           http://www.fogardomarineiro.com/

                          

 

CASA DE ALDÁN

http://www.fogardomarineiro.com/

Marisa del Barrio, propietaria y directora, es el alma de la casa.  Siente pasión por su pueblo y se implica para conservar su encanto. Esta mujer no es sólo una gran anfitriona, sino también una persona llena de ilusiones y proyectos que consigue hacer realidad.

Uno de esos sueños era la transformación de una fábrica de salazones en un hotel rural.  Tras varios años de obras, objetivo cumplido, tanto que fue uno de los pocos casos en que una iniciativa privada logró ganar el premio Europa Nostra, ‘por la recuperación de un espacio arquitectónico’. No sólo es una cuestión de dinero, es más una manera de revalorizar sus ideas.

            

Un buen ejemplo de este trabajo se puede ver en el comedor, cuyo suelo de cristal deja ver las piletas o tanques de salazón: unas cubetas en las que se maceraba el pescado con sal.  Parece ser que primero fueron los romanos quienes tuvieron aquí una pequeña industria salazonera, pero gran parte de lo   que llegó hasta nuestros días fue la que instalaron en el siglo XVIII algunas familias catalanas.

El exterior del hotel deja intuir que la casa tiene varias caras. En los muros de piedra se apoya el acero y el cristal de la galería, pero es al entrar cuando el contraste se hace más sutil. Las piedras sirven de fondo a modernos sillones de cuero. La iluminación, casi escondida, crea un ambiente muy relajado. 

MOLINO GRANDE DEL DURATÓN

http://www.fogardomarineiro.com/

En la misma orilla del río Duratón y al comienzo de las Hoces Septentrionales, en la localidad segoviana de San Miguel de Bernuy, se encuentra esta antigua fábrica de Harinas del siglo XIX recientemente rehabilitada, uno de los escasos edificios de carácter industrial que aún se conservan en la provincia de Segovia.

                                      

El Molino Grande del Duratón se ha rehabilitado sin perder ni un ápice la construcción original del edificio, respetando las fachadas y el privilegiado entorno donde se ubica, dotándole además de una gran versatilidad en cuanto a su alojamiento. Cuenta con 17 habitaciones dobles, todas ellas con baño, climatización, acceso a Internet, televisión…

                                     

Dispone de 6 habitaciones con salón, suites, apartamentos para grupos con salón privado, sin olvidar habitaciones especialmente diseñadas para familias, y todas ellas con vistas a uno de los paisajes más paradisíacos y singulares de la provincia de Segovia, Las Hoces septentrionales del Río Duratón.

El Centro de Turismo Rural, Molino Grande del Duratón, está situado en uno de los espacios naturales más caprichosos de la geografía española, las Hoces Septentrionales del Río Duratón, en una de sus orillas, en la localidad de San Miguel de Bernuy, en la zona norte de la provincia de Segovia, a 65 kilómetros de la capital.