Escapada con Denominación de Origen Rural

No hay mejor destino para un amante del vino que dormir entre viñedos y sentir la vendimia. Dicen que son muchos los beneficios del vino. Es bueno para depurar la sangre, la mente, previene la demencia y mejora la piel. El vino es la excusa para conocer decenas de pueblos que han hecho de la enología su gran reclamo. Beber, vivir y conocer atrapa a muchos en tiempo de vendimia. El enoturismo es cultura y las opciones se extienden por todos los sitios. En este caso hablaremos de esas escapadas rurales llenas de encanto en donde sentirse parte de un viñedo es la verdadera emoción.

 

Apartamentos Señorío de Haro
T. 941 304 498 - 661 962 658
@ www.apartamentosconencanto.com

Ubicados en Haro, la capital del vino de La Rioja, se encuentran estos espectaculares apartamentos con una capacidad de hasta 37 personas. Las instalaciones de principios del siglo XX – ya reformadas – son impecables, ordenadas, cómodas, limpias e ideales para pasar unas buenas vacaciones bebiendo vino…con moderación.

¿Por qué Haro? Porque tiene las bodegas más antiguas de esta comunidad como lo son las famosas bodegas de la Estación, con nombres como Muga o las de López Heredia. Aquí se siente el vino. También puede aprovechar el buen ambiente de la calle de la Herradura, un clásico de la zona, donde poder pasear por la plaza de la iglesia o San Martín, irse de tapas y…vinos. Una cosa es leerlo, otra – muy diferente – es vivirlo y mejor aún si es por menos de 40 euros la noche. El buen gusto no tiene precio.

Casa Rural Entreviñedos del Somontano
T. 667 401 879 - 647 147 452

El sitio perfecto para reunirse con amigos o familia y olvidarse del resto del mundo. Vivir unos días rodeado de naturaleza y buen vino no es negociable. La Casa Rural Entreviñedos cuenta con 2.000m2 en donde podrá encontrar espacio suficiente para más de tres coches, tiene nueve bicicletas de todos los tamaños para los huéspedes, barbacoa, hamacas, jardín, piscina columpios y…muchas cosas más que harán que su estancia sea inolvidable.

El entorno puede ser una de las cosas que más le guste. En plena naturaleza y entre viñedos. Los propietarios siempre están disponibles para asesorarle sobre rutas, paseos, y secretos de la zona. Aproveche para conocer las bodegas con D.O. Somontano a menos de 10 minutos caminando y los ríos y embalses que están muy cerca de la finca. Una experiencia que podrá vivir a las afueras del municipio de Salas Bajas en Huesca por menos de 20 euros. Es lo bueno de vivir en la tierra del vino.

Cortijo San Francisco
T. 636 289 039

El sitio perfecto para hacer la Ruta del vino de Montilla-Moriles. ¡Bendito vino! Este cortijo ubicado en Aguilar de la Frontera en Córdoba tiene mucho atractivo y una capacidad de 8 a 25 personas. Se puede alquilar íntegro o por habitaciones y disfrutar de la piscina, los jardines andaluces y la terraza. Sin duda, la piscina de este cortijo tiene mucho encanto.

El edificio en si mismo ya impone. Las instalaciones son perfectas para disfrutar del aire fresco o de una partida de billar si refresca un poco. El Cortijo San Francisco está preparado para todo y para todos. Dormir aquí es posible por menos de 30 euros.

El entorno lo invita a hacer rutas a caballo, senderismo, trekking, rutas gastronómicas y catas de vino o aceite. La zona perfecta para descansar de la ciudad y del mundanal ruido.

 Hotel Casa Palacios Santa Cruz de Mudela
T. 926 349 060
@ ww.hotelpalaciosantacruz.com

En Ciudad Real se encuentra esta gran casa de corte clásico con capacidad para 28 personas. Tiene de todo: piscina, terraza y jardines. El tiempo no existe en esta parte del mundo. Menos aún, cuando descubra la escondida bodega – igual de clásica – que guarda unos exquisitos vinos en tinajas antiguas de pie que le harán sentirse en otro siglo. El sitio perfecto para sentirse en otra época.

Si quiere salir a distraerse puede darse un paseo por La Ermita de San Roque, la Capilla de San José o la Casa Palacio para conocer un poco más la cultura de la zona. Además de las rutas culturales puede disfrutar de las actividades deportivas como rutas a caballo, bicicletas de montaña o trekking. Sentirse un alma clásica en esta casa del siglo XVII es parte de la experiencia de su visita. Aquí la Mancha mira a Andalucía, porque Despeñaperros está a un paso.