Karnataka: la vida necesita emociones

Hay sitios que han hecho de la mezcla la base de su éxito. Y eso es lo que sucede en Karnataka. La magia de la India y la mezcla de palacios urbanos, deslumbrantes, ruinas antiguas y playas kilométricas son lo que han hecho de Karnataka el lugar preferido de los que eligen un turismo terapéutico lleno de un patrimonio incomparable. Con esas premisas la visita ya merece la pena.

 

Técnicamente, Karnataka es el quinto estado más visitado de la India debido a su riqueza patrimonial y sus paisajes tan variados como únicos. Karnataka alberga más de 500 monumentos históricos que atraen a una gran cantidad de devotos de todas partes del mundo. La espiritualidad está tan presente que es imposible no contagiarse un poco de ella. Y eso se nota en la vida cotidiana, en las calles de Bangalore o la belleza de un atardecer en Gokarna.

Su ubicación es perfecta. El mar Arábigo, junto con el mar de Lacadive, rodean el estado de Karnataka. A los alrededores, hacia el norte está Goa con su espiritualidad y sus deliciosos currys de pescado, al sur nos espera Kerala y Tamil Nadu. En sus más de 600 kilómetros de costa podrá disfrutar de playas paradisiacas con espectaculares atardeceres como Maravanthe Beach en Kundapur o Tannirbhavi Beach en Mangalore. Los viajeros más tradicionales, saben que su red de ferrocarriles es ideal para moverse por diferentes ciudades y disfrutar de ellas. Siempre es una buena opción tomar el Golden Chariot y dejarse llevar por las emociones de conocer nuevos templos y nuevas experiencias.

La mejor época para viajar suele ser de septiembre a febrero que no es época de monzones sino de pantalón corto, sombrero y cualquier camisa – de lino – que nos permita llevar los casi 40º C que alcanza esta zona del país. Aunque, en comparación de otras zonas de la India, el clima de Karnataka es bastante envidiable.

¿Opciones? Pues hay para todos. Siempre podemos sumar un poco de riesgo y practicar rafting en el río Sita (Sitanandi), que es famoso por sus aguas espumosas y maravillosas vistas de los bosques de la reserva de Someshwara. ¡Idílico!

Si desea conectar de nuevo con su naturaleza más profunda, es obligado hacer una parada en el Parque Nacional de Bandipur y disfrutar de su Santuario de vida silvestre donde podrá respirar y admirar la naturaleza auténtica. Este santuario está considerado como una de las reservas de tigres más populares en pleno corazón del bosque. Una experiencia imposible de olvidar.

En Hampi, tendrá la suerte de disfrutar de las ruinas de Vijayanamar, el último imperio hindú que resistió ante la invasión musulmana. Un templo, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, de visita obligada que le sumergirá en la historia de una cultura milenaria. También está el templo Murudeshwar que presume de la segunda estatua de Shiva más grande del mundo. No hay palabras, sólo admiración ante este lugar.

Pero, lo realmente atractivo del sur de la India es que puede escoger pasar unos días en una de las ciudades más vivas. En Bangalore podrá encontrar centros comerciales, pubs, teatros y cafés. La vida nocturna a ritmo de Bollywood es muy divertida. Por el día, puede disfrutar del legado arquitectónico de Tipu Sultan, quien fue emperador de Mysore, y conocer las increíbles historias – de amor y guerra – que dejaron las cruzadas entre los ingleses y los indios. Sin duda, relatos que no tienen desperdicio y que harán que su visita sea mucho más entretenida.

Por eso, Karnataka puede ser un viaje de transformación y cambio interno que le ayudará a reconectar con nosotros mismos. Los templos, la comida, la paz, la alegría y gratitud de los habitantes es el valor añadido que suele ser gratis.