Roscón de Reyes

La liturgia de la masa del roscón de Reyes está presente en muchas de las pastelerías de este país durante el periodo navideño. Si nos remontamos a sus comienzos debemos saber que la tradición del Rosco de Reyes es de las más antiguas de la Navidad y, curiosamente, es de origen pagano. Los romanos consideraban la primavera como el inicio de una nueva etapa. En aquellos tiempos tenían lugar las fiestas de invierno desde mediados de diciembre a mediados de marzo en las que Roma celebraba la protección de los dioses. Más tarde la Iglesia cristianizó estas fiestas haciéndolas coincidir con el nacimiento de Cristo.

Para la ocasión se elaboraban unas tortas de higos, dátiles y miel que se repartían entre todos los participantes, y en cuyo interior se dejaba un haba seca que le concedía al afortunado que la encontrara ser rey de reyes durante unos días.

Hacia el año 1000 la Iglesia ya había logrado transformar el espíritu pagano de la fiesta de tal modo que en diversos lugares de Francia la figura del "rey haba" recaía sobre el niño más pobre de la ciudad.  El responsable de introducir esta torta y convertirla en tradición navideña en España fue Felipe V, que lo adaptó a nuestro estilo, le quitó todo simbolismo y dio la idea de cubrirlo de frutas escarchadas y con alguna sorpresa escondida en su interior, tal y como lo conocemos ahora.

Cuenta la leyenda que el roscón de reyes tiene su origen en la corte del rey Sol, quien encargó a su pastelero español la realización de un postre especial con el que agasajar a sus invitados. El artesano pastelero ideó una masa en la que escondió una moneda y un haba. Aquel que se topara con la primera sorpresa en su plato gozaría de riqueza durante el año, mientras que el que encontrara la leguminosa habría de hacer frente a un año catastrófico.

Fiel a esta tradición, se siguen incluyendo estos elementos en los roscones, aunque se ha sustituido la moneda por una figurita (lo más habitual), aunque algunos optan por esconder importantes sumas de dinero para atraer a su clientela.

Aparte de elaborarlos vacíos, como dicta la receta original, se pueden rellenar de nata, de avellanas, de crema tostada, de nata con vino de Málaga y pasas, de frambuesa, de trufa y de cabello de ángel.

 

En estas pastelerías – confiterías podemos encontrar alguno de los mejores roscones de nuestro país.

León:

Confitería Conrado. Cl. El Reloj, 6. La Bañeza. León. Tlf: 987 640 213

Los pasteles de Sergio, que han heredado las recetas de sus antepasados, son un imprescindible para los viajeros golosos, que encontrarán aquí su particular templo. Sus roscones, sus chocolates, sus imperiales, sus besitos y otras muchas tentaciones… Desde hace años, el propietario de la confitería Conrado, famosa por sus roscones, sortea entre sus roscones 10.000 euros de premio.

Madrid:

Pastelería Marco. Pº. de los Jesuitas, 18. Madrid. Tlf: 914 639 982.

Esta pastelería situada en el madrileño barrio de La Latina y con estupendas vistas sobre La Almudena ofrece desde hace más de 30 años uno de los mejores roscones de la ciudad. La elaboración del dulce de reyes por excelencia aquí se vive como un ritual. Los roscones de José Antonio Torres y José Luis Marco son un referente en el barrio. Sacrificio, profesionalidad y materias primas de primera calidad hacen que sus bombones, pasteles, pastas y tartas artesanas sean un regalo ideal para una ocasión especial.

Segovia:

Pastelería “La Peña”. Plaza de España, 20. Sepúlveda. Tlf: 921 540 089

Más de cuatro generaciones mantienen a buen recaudo las maravillosas fórmulas con los que se elaboran esos roscones y pasteles de siempre. Las formas de hacer de antaño que tanto se echan de menos ahora tienen cabida en esta pequeña Pastelería. Pan auténtico y pasteles exquisitos sin olvidar su estupendo Ponche Segoviano. El origen de la Pastelería la Peña se difumina entre los antepasados de Angel o "Gelillo", como le conoce todo el mundo en Sepúlveda, ya que tanto sus tatarabuelos, bisabuelos y abuelos eran panaderos.

Barcelona:

ESCRIBÁ. La Rambla, 83, y Gran Vía de les Corts, 546. Barcelona. Tlf: 983 547 535

Cristian Escribá, rey de la pastelería, también es un maestro de la regularidad y de las masas dulces y hojaldradas. Prepara roscones tradicionales con frutas confitadas y los rellena con crema quemada, mazapán o nata. Siempre brillantes. Una opción que no decepciona.

Comunidad Valenciana:

Torreblanca. Polígono Industrial Salinetas. Cl. Alt de Guisop, 1 Petrer. Alicante. Avenida Oscar Esplá, 30. Alicante. Conde de Salvatierra, 35. Valencia. Tlf 965 388 224

El gran maestro Paco Torreblanca elabora roscones empleando las mejores harinas, aplica fermentaciones lentas y utiliza mantequillas que infusiona con ralladura de naranja durante semanas. Masa esponjosa, insuperable, una delicia.

 

Otras buenas opciones:

Asturias:

POMME SUCRE. Barquillo, 49. Madrid; Libertad, 26. Gijón (Asturias).

 

Madrid:

EL POZO. Calle del Pozo, 8. Madrid.

MOULIN CHOCOLAT. Alcalá, 77. Madrid.

HORNO DE SAN ONOFRE. San Onofre, 3. Madrid.

LA DUQUESITA. Fernando VI, 2. Madrid.

ISABEL MAESTRE. Pedro Muguruza, 7. Madrid.

LA MIGUIÑA BY CLARA VILLALÓN. Teruel, 26. Madrid.

LA MARINA. Alberto Aguilera, 14. Madrid.

EL HORNO DE BABETTE. Joaquín Lorenzo, 4; Ayala, 79; Mercado de Vallehermoso, y Ramón de Santillán, 15. Madrid.

 

Barcelona:

HOFMANN. Flassaders, 44. Barcelona.

SACHA. Vallmajor, 31. Barcelona.

 

Comunidad valenciana

LA CONFITERÍA. Avenida Dama de Elche, 19. El Altet. Alicante. Tlf: 965 688 276.

 

Bilbao

MARTINA DE ZURICALDAY. Ercilla, 43. Bilbao.

 

Sevilla

LA CAMPANA. Sierpes, 1. Sevilla.