Aston Martin Volante Visión Concept

Por asfalto, agua y aire.

Puede que Aston Martin sea conocida por sus coches de alto nivel, pero la tecnología y la clase no son cosa exclusiva del asfalto. Vivimos en un mundo globalizado en el que las marcas diversifican productos para aprovechar mejor sus recursos. En el caso de la firma británica, legendaria como pocas, esto significa movilidad en asfalto, el agua… y el aire.

Cuando la prestigiosa universidad de Cranfield apuesta por un proyecto, parece que el tema va en serio. Para el profesor Ian Gray, responsable de la división aeroespacial de dicha Universidad, “el Volante Vision Concept es toda una revolución en la aviación autónoma y en el transporte de las nuevas ciudades”. Dr. Andy Palmer, CEO y Presidente de Aston Martin, cree que puede ser una solución a la movilidad de personas en núcleos urbanos que crecen cada vez más…

 

También Rolls Royce apuesta por el proyecto y Rob Watson, director de Rolls-Royce Electrical, es consciente de las nuevas necesidades sociales y la necesidad de adaptar diseño y movilidad a las nuevas necesidades. En definitiva, ciencia, diseño y marketing dispuestos a generar nuevos productos y nuevas soluciones para la movilidad del ser humano.

 

 

Aston Martin también desarrolla productos para el agua, a través del Proyecto Neptuno, un submarino de lujo a punto de entrar en producción. Y el cielo es el siguiente objetivo: los ingenieros ingleses de Aston Martin han ideado el Volante Vision Concept, un dron de lujo para tres pasajeros que podrán surcar los cielos con la misma elegancia que James Bond hacía de las suyas con el mítico Aston Martin DB5.

 

 

Algo de la estética de aquel legendario coche pervive en el dron. La “maquina” ha sido desarrollada por los ingenieros de Cranfield University y – atención – la incombustible Rolls Royce, que también ha contado con especialistas aeroespaciales de primera línea de la citada universidad. Se trata, por tanto, de una realidad que ya se puede probar.

 

El Aston Martin Volante Vision Concept se adapta, como era de esperar, a los últimos requerimientos en cuanto a contaminación se refiere, con un sistema híbrido y autónomo que se inserta en un diseño sumamente atractivo y que recuerda a las naves espaciales de nuestras series favoritas. Diseño y funcionalidad en el mismo vehículo. Despegue y aterrizaje en vertical, motor eléctrico, pilotaje autónomo y un lujoso interior para tres personas concebido para aliviar a las grandes ciudades del exceso de tráfico que está acabando con ellas.

Pese a tanto lujo, la creación de Aston Martin nace con la ambición de ser práctica, la avanzadilla de más que vendrán. Tres hélices (dos delanteras y una central) y lo último en seguridad configuran un vehículo del futuro, pero totalmente realista. Tanto es así, que no habrá que esperar demasiado para poder volar hasta nuestro próximo destino.