Soy Kitchen

La cocina moderna significa fusión y apertura, y el saborear comida asiática no es ya (ni lo será más) un concepto monolítico. Soy Kitchen es un restaurante moderno pero no uno más de los que se agrupan en Chamberí. Estamos en un lugar capaz de hibridar con éxito en su carta distintos conceptos de gastronomía, desde la comida oriental (con un claro guiño a la comida china) hasta el tapeo que nos es tan familiar en nuestro país, además de la gastronomía latina y mediterránea. ¿Confuso? Para nada.

Este mes de abril, Julio Zhang chef de Soy Kitchen ha preparado un menú especial a base de dim sum para celebrar el segundo aniversario de la apertura del restaurante en Chamberí. Una ocasión especial para probar su cocina de manera más informal y divertida. ¡Quieres probarlo! Regala Dim Sum Party de Soy Kitchen

Conocer a Julio  es una experiencia.  En la Plaza de los Mostenses era creativo; ahora, es creativo, sofisticado y sorprendente. No estamos hablando de la última idea caprichosa e inverosímil destinada al olvido. De hecho, llevar a buen puerto semejante iniciativa requiere de los mismos ingredientes básicos de cualquier buen negocio culinario: talento, excelente materia prima, mimo en la confección de una carta de nueva factura y, evidentemente, altas dosis de creatividad y sabiduría. Y ahí es donde brilla Soy Kitchen, en la coherencia y la profesionalidad.

Son todas ellas virtudes exhibidas por su máximo responsable, Yong Ping Zhang (a quien llamaremos Julio Zhang por expreso deseo suyo) a lo largo de su trayectoria en la denominada Cocina Imperial China y, más tarde, en ciudades como Pamplona y Madrid. Una base sustentante a la que ahora ha añadido una dosis de libertad y un conocimiento milimétrico de los gustos del público.  Además con un servicio de sala que hay que poner en valor…

La carta evoluciona según las necesidades del comensal y el sector. Pero aúna los usos y costumbres patrias con las materias primas orientales. La barra inaugurada hace unos meses se ha convertido en el lugar de tapeo, y el tapeo en una actividad placentera consagrada al dim sum. Su selección de gyozas, dumplings y otras variedades de empanadillas orientales abren el apetito al visitante casual y le invitan a quedarse, a la vez que le proporcionan una experiencia entre familiar y novedosa. Se trata de una introducción divertida pero sabrosa a una carta en constante cambio pero siempre pensadas con sabor.

Lo cierto es que el local entra por los ojos desde el principio. El lugar admite hasta 50 comensales en un diseño que ha corrido a cargo del estudio de interiorismo Lavela. Moderno pero acogedor, el diseño recurre a líneas simples pero materiales cálidos, haciendo de esa mezcla de conceptos gastronómica su principal mantra también en lo visual.

Porque, al fin y al cabo, hemos venido aquí a comer, y eso es lo que nos da el Soy Kitchen. Esa fusión de familiaridad con algo más, brilla en platos como el Xiao Long Bao de caldo de panceta con berenjena y cebolleta, y otros como el carpaccio de ternera, algo tan patrio como la sardina ahumada, el dim sum o el nigiri de atún toro, un verdadero estandarte de las bondades del Soy Kitchen. Atención a los mochis de coco o las navajas en leche de coco a la hora del postre, dulces nada recargados que invitan a compartir. La presentación, limpia y moderna siempre y sin pretensiones de excederse en nada, colabora a que la materia prima y el propio alimento destaquen por encima de todo.

Curtido previamente en las necesidades del cliente madrileño en el Lamian de Soy Kitchen, la versión más informal de la empresa de Julio, el chef se ha entregado aquí a esa notable mezcla de hostelería de Shenzhen con la de la piel de toro. Chan es uno de los últimos receptores de la Gastronomía de Palacio de Banquete Manchú-Han de la dinastía Qing, exótico currículum para alguien que más tarde ha matizado su formación con muchos años en un asador de Pamplona, donde añadió a su maestría oriental una buena dosis de experiencia haciendo pintxos (que reportaron al Asador Almadía un prestigioso premio en esa disciplina).

Tailandia, Malasia, Japón, China, Singapur, y por último Perú y España, juntos pero no revueltos. Son las estaciones que definen una experiencia destinada a realzar las virtudes de cada una de esas influencias, no a confundir al comensal, y -atención- a no abusar de su bolsillo.

Soy Kitchen Cl. Zurbano, 59. 28010 Madrid. Tlf: 913192551.