Tres bodegas en código gallego

Los vinos gallegos cada vez tienen más nombre en el panorama del vino blanco español. Capacidad aromática, frescura y equilibrio son las calificaciones más comunes con las que los expertos describen a estos vinos atlánticos. Aquí os dejamos tres recomendaciones con nombre propio:

 

 

BODEGA SANTIAGO RUIZ:

El título da prestigio. Santiago Ruiz, su creador está considerado como el padre del albariño. Su tradición se remonta a 1860, y Santiago, tras su jubilación se dedicó por completo a abanderar su primer vino, desde sus tierras de O Rosal, por toda España. Realmente es el mejor embajador que ha podido tener esta tierra.

Las etiquetas de sus vinos marcaron tendencia desde que en 1965 utilizaron un mapa manuscrito de la zona como imagen de su producción. En 2007 la hija de Santiago, Rosa, inauguró la nueva bodega en Tomiño, y desde ahí comenzaron una nueva campaña de investigación e innovación en sus viñedos.

Hoy producen un albariño 100 por 100 de cepas viejas que es referencia en la denominación de origen de Rias Baixas y han abierto su gama a otras variedades autóctonas como la loureira, treixadura y caíño blanco.

El Santiago Ruiz es un vino de referencia imprescindible de cata si se es amante de los vinos gallegos, con toques salinos y cítricos y muy sabroso en boca. El 2017 fue un año excelente para la denominación de origen Rías Baixas, y, aunque muchos opinan que el albariño hay que tomarlo en el año, no hay que tener miedo de guardar unas botellas de otros años. El descanso es también una fuente de madurez. En Galicia, también todo mejora con el tiempo. ¿O no?

 

BODEGA MASAVEU:

En Salvaterra do Miño existe un lugar único donde el viento suena a silencio y huele a albariño. Así de evocadora es la presentación del Rías Baixas que comercializa Masaveu, concretamente el Fillaboa. La bodega Fillaboa procede de la histórica Finca Billaboa, con 74 hectáreas de albariño puro. El nombre de la finca "La Hija Buena" tiene leyenda propia y muy parecida al cuento de La Cenicienta. Dos hijas de un Conde envidiaban a su hermana menor a la que su padre le dejó en herencia estas tierras, y a la que le hicieron la vida imposible. En la finca conviven los viñedos con jardines de camelias, olivos y magnolios, y todo ello mirando al mar.

Masaveu se caracteriza por el empeño de transmitir a sus vinos la personalidad de cada terroir, y elaborarlos de forma artesanal.

Un imprescindible para una ocasión especial es La Fillaboa 1898, una joya del albariño. Se elabora a partir de las mejores uvas de las 8 parcelas que forman parte del coupage de Fillaboa y su nombre es un homenaje a los primeros albariños que cruzaron el océano en velero rumbo a Cuba. Es un vino complejo y que mantiene sus aromas frutales perfectamente con el paso del tiempo. Un acierto seguro para disfrutar con amigos y una docena de ostras, que también en Galicia son 12.

 

ATTIS:

En el corazón del Val de Salnés está esta bodega de vinos DO Rías Baixas. Entre Sanxenxo, Cambados y O Grove concretamente. La cercanía del Atlántico a sus viñedos les proporciona un aire de salinidad que le da a sus vinos un toque de distinción, por no decir el privilegio que supone contemplar sus viñedos con el mar de fondo... todo un espectáculo. Las suyas son vides que trabajan al ritmo de la tierra, sin estrés, contemplando el mar y con unas condiciones climáticas idóneas para alcanzar unos aromas y niveles de acidez excepcionales.

La historia de esta bodega empieza casi hace medio siglo con una familia que ya venía de una larga tradición viticultora. Los dos hermanos de la familia Fariña, Baldomero y Robustiano, son los que desde 2011 decidieron dar el salto al cultivo ecológico de sus viñas y construir una bodega nueva e integrada en el entorno. El enólogo francés Jean-François Hébrard, desde entonces, es el artífice de una nueva gama de vinos albariños que ya se venden en tres continentes.

El más joven de su gama, el Xión, es un albariño a muy buen precio y con unos toques florales y cítricos que lo hacen ideal para acompañar un buen sushi, por ejemplo.